Museo Rocsen


Descripción

Rocsen Museo Polifacético

".....El trabajo responsable que significa hacer un museo en realidad va más allá de la conservación de un elemento porque en nuestros días, desaparece de todo, se recicla de todo, las crisis destruyen, las guerras aniquilan.  Desaparecen los restos materiales, los objetos que nos hablan de una época, de un estilo de vida, de un sentimiento, de una historia, Y  si desaparece la historia de un pueblo desaparece su identidad y sin identidad pierde su soberanía”.

Historia del Museo:

La vocación, el sueño y el empuje de un hombre.

Juan Santiago Bouchon nació en Niza, Francia el 3 de julio de 1928. Realizó estudios de antropología, Bellas Artes Superior y Artes Aplicadas a la Industria en Paris. Llega a la Argentina en 1950, se radica en Nono en 1959 e inaugura el Museo Rocsen en 1969 y desde entonces trabaja junto a su familia, en su sueño: "ROCSEN" Museo polifacético .

Toda una Vida
“Mi nombre es Juan Santiago Bouchon y soy el dueño y fundador del Museo Rocsen. Nací con una firme vocación de coleccionista que tuvo sus primeras manifestaciones a partir de mis tres años de edad. Todo me interesaba y vivía con los bolsillos llenos de las más diversas cosas. Mi madre me los cosía para que no se deformen pero sin éxito; regresaba a casa cargado de piedras, insectos, raíces, etc.
Hasta que a los ocho años, escarbando en el anfiteatro de Cimiez, Niza, en el sur de Francia donde nací desenterré un soldadito romano de barro cocido de 2000 años de antigüedad y aquel mismo año, jugando en una playa de Normandía, en el norte de Francia, encontré mis primeros fósiles, desprendidos de los acantilados calcáreos de la región por la erosión de las olas. Estos dos hechos determinaron mi vida puesto que despertaron en mi una vocación de investigador incansable y le dieron nacimiento a la idea deformar un museo propio.
A pesar de los horrores vividos durante la Segunda Guerra Mundial, pude seguir en París estudios de Antropología, Bellas Artes Superior y Artes Aplicadas a la Industria. En cambio, soy autodidacta en ciencias naturales y en todas las otras disciplinas tratadas en el museo.
Lllegué a la Argentina el 31 de diciembre de 1950 con una mudanza de 23 contenedores (8000 kg.) y trabajé en la sección Turismo de la Embajada de Francia, razón por la cual hice una exposición que llevé por toda la Argentina. Descubrí que la Argentina me ofrecía un campo de acción ilimitado en las disciplinas que me apasionan desde siempre, es decir la arqueología, la antropología, la paleontología, la entomología, etc. Y pedí la radicación definitiva.
En el año 1959 me establecí en Córdoba, en pleno campo, a 5 Km. del pueblo de Nono, donde hoy se encuentra el museo.
Inauguré su primer edificio (100 m cuadrados cubiertos) el 6 de enero de 1969; Hoy el museo cuenta con 1530 m cubiertos y está proyectada una ampliación de 3000 metros más.
Mi deseo es lograr un museo polifacético con la finalidad de interesar al público más diverso. He observado que en los museos monotemáticos las personas que no están científicamente formadas se cansan rápidamente y éste el motivo por el cual el museo es todo lo diverso posible. Hice además un estudio psico-estético de la presentación de los objetos expuestos para que cada cambio de tema produzca un nuevo interés y al mismo tiempo, un descanso del tema anterior.
Fecundos diálogos con los visitantes me permiten desarrollar el museo basándome en estadísticas directamente extraídas de sus expresiones y es por eso que estoy preparando numerosos temas nuevos. Hemos comprobado además que el 46 por ciento de nuestros visitantes entran por primera vez a un museo.
Como dueño y fundador del Museo Rocsen soy miembro de International Council of Museums I.C.O.M (Consejo Internacional de Museos), de CEMUCOR (Centro de Museos de Córdoba), miembro titular de la Sociedad de Antropología e Historia Médica de Bs. As. Soy además, en la Argentina, Museólogo de la Nación”. (J.S.B.)

Breve explicación sobre la fachada del Museo Rocsen:

Con las estatuas del frente del museo, elegí un tema doblemente difícil puesto que por un lado representé una “Evolución del Pensamiento” comenzando con el Africanus (5 millones de años de antigüedad) y terminando con Martín Luther King (premio Nóbel de la Paz 1964) y que, por otro lado, deseé realizarlo sobre una línea predominantemente pacífista y humanista, incluyendo sólo a místicos, filósofos, artistas y científicos.
Seleccioné a estos representantes de la humanidad porque no quise que hubiera en el frente del museo señales de violencia y muerte, que no corriera sangre en mi obra sino que brillara toda la luz posible. Esta es la razón por la cual no modelé por ejemplo un César o un Napoleón.
Cada personaje elegido representa distintos seres humanos dotados de características semejantes. Por lo tanto, una estatua representa así un credo, un arte, un continente, etc.
Las estatuas son 49 porque este número es el místico 7 veces 7. La elección del 49 determinó el ancho del frente antes de que se lo construyera. Otro motivo por el cual quería un número impar de estatuas es para colocar en el centro a Cristo, al que representé con su frase “dejad que los niños vengan a mi “Y eso es porque creo en la juventud".
La fachada tiene una gama de rojos porque el rojo es la fuerza generadora y creativa. En toda la composición se encuentra el 7 veces 7 ya que el 7 aparece en toda la creación y en el pensamiento humano desde su origen más remoto.
Realizar la fachada me ha demandado ocho años. Es importante subrayar que no he realizado esta obra escultórica con la meta de adquirir una reputación de escultor sino que simplemente he querido dejar plasmado a mi manera un mensaje de paz.
Sólo la cultura, la paz y el amor podrán darle fin al sufrimiento humano. (J.S.B.)

El Museo Particular Rocsen se encuentra a 5 Km. De la localidad de Nono, en el departamento de San Alberto, provincia de Córdoba, Argentina.

El público puede visitarlo en horario corrido los 365 días del año, desde las 9 hs a.m. hasta la puesta del sol y será recibido por su creador y su familia.

“La elección de este valle de características especiales tales como sus sierras precámbricas y su microclima casi único para fundar el museo ha tenido como consecuencia inmediata que el visitante se encuentre en un estado anímico optimo para recorrerlo” (J S.B)

Nono (1578) es la localidad más antigua del Valle de Traslasierra en la provincia de Córdoba, Argentina, y es sin duda alguna una de las regiones más bellas de la provincia donde, como dicen pobladores, “vive la naturaleza”.

Surcado por ríos de aguas puras y cristalinas, el valle cuenta con balnearios de extensas playas bordeadas por una naturaleza intacta gracias a la ausencia absoluta de explotaciones o industrias contaminantes en toda la región y al extenso cordón montañoso que lo resguarda.

Su horario de visita es de 9hs. hasta la puesta del sol. Horario corrido.

Abierto todo el año

Mas imágenes

Datos de contacto

Videos

Enviar un mensaje





Facebook